Daily Archives: 2 December, 2019

El comercio electrónico y el auge industrial saturan los polígonos

Las empresas que quieren instalarse en la provincia cada vez lo tienen más complicado para encontrar el suelo industrial necesario. O, al menos, con las características que se demandan en la actualidad. A pesar de que en muchos de los polígonos que se promovieron a principios de la pasada década aún pueden verse muchas parcelas vacías, lo cierto es que estos huecos suelen estar en recintos de municipios demasiado alejados de las grandes carreteras, fuera de los centros industriales consolidados o apartados de las grandes urbes, donde quieren estar presentes los operadores de logística, que se están haciendo de oro con el auge del comercio electrónico.

Una realidad que ya ha hecho saltar las alarmas entre las organizaciones empresariales de la provincia, como la CEV o la Cámara de Comercio de Alicante, cuyos responsables alertan de la pérdida de inversiones que provoca esta falta de espacios adecuados y, lo que es peor, de la posibilidad de que se produzca una fuga de empresas. Así, más de uno mira con recelo la decisión de Tempe de comprar una parcela en Parc Sagunt, mientras sigue sin resolverse la posible ampliación de sus instalaciones en Elche; o la de Ale-Hop, que ha optado por construir su nueva plataforma logística en Bellreguard y ha adquirido una nueva parcela en Tavernes, ambas en València, ante la imposibilidad de encontrar unos terrenos similares en la Marina.

«Es una auténtica paradoja. Te encuentras con zonas donde hay un montón de suelo que nadie quiere y otras donde es imposible comprar nada», señala Diego Romá, gerente de la Federación de Polígonos Empresariales de la Comunidad Valenciana (Fepeval), que calcula que en el conjunto de la provincia puede existir entre un 25% y un 30% de suelo vacante. «Durante el boom todos los municipios querían su polígono y se pensó que ya se llenarían. El problema es que ahora ya no se ajustan a lo que necesitan las empresas. Se han quedado obsoletos», explica Romá.

Para empezar, porque la mayoría está muy parcelado, se dividió en solares demasiado pequeños, cuando las empresas de logística, que ahora son las que más tiran de la demanda de suelo industrial, requieren de espacios más grandes, tanto para el almacenamiento, como para la maniobra de los camiones. Unos metros por los que, además, no pueden pagar igual que las industrias tradicionales, dados los márgenes en que se mueven, lo que complica aún más la tarea.

Noticia completa en www.diarioinformacion.com