Un colmado del siglo XXI

  • Hangart cumple dos años en el Parque Empresarial con proyectos de expansión

  • El espacio creado por el diseñador ilicitano Clemente Tormo fusiona gastronomía, tienda de productos autóctonos y calzado y actividades

‘Medgastroshop’. Así reza en la fachada de Hangart, uno de los proyectos empresariales más singulares que se han puesto en marcha en los últimos años en el Parque Empresarial. Un término que según explica su propietario, el ilicitano Clemente Tormo Sánchez, engloba la filosofía del local: «Med y Gastro es por el estilo de vida y la dieta mediterránea, y Shop es por la tienda de productos autóctonos», apunta este diseñador y experto en ‘branding’, de 49 años.

Y eso es lo que uno se encuentra cuando traspasa la entrada. En un primer espacio -que constituyó el origen del proyecto- se localiza la cocina, la barra y las mesas y sillas de un restaurante entre estanterías con muestrarios de calzado, vinos, licores y aceite de producción local, además de paredes decoradas con cuadros y fotografías, la mayoría realizados por el propio Tormo.

La otra parte de Hangart es la zona de tienda con varios rincones o ‘corners’ en los que se muestran y venden zapatos, ropa y complementos de marcas de Elche y de poblaciones vecinas, como Hispanitas, Pepe Moll, Doctor Cutillas, Cetti, Amarillolimón,Porronet, Is To Me o Kanna. Todo ello ambientado con música, otra de las pasiones de su promotor.

«Lo que hay aquí -explica Clemente Tormo- es como un resumen de todo lo que hecho en mi vida». Que es bastante: en 1988 creó su primera marca, Amapalache, cuyos cinturones compartieron eventos con firmas punteras como Chipie o Custo Line; después surgió Blue Genes, que dio nombre a una línea de jeans y se amplió posteriormente al calzado. Paralelamente desarrolló una carrera profesional como diseñador gráfico y experto en imagen y posicionamiento de marcas (‘branding’). Durante diez años trabajó en Panama Jack antes de decidirse a ir por su cuenta, en 1999. Montó su propio estudio y marcas como Mustang, Diesel o Pikolinos, entre otras muchas, se incorporaron a su cartera de clientes.

Pero «llega un momento en que hay un bajón en el sector, aparece mucho intrusismo en el tema del diseño y busco una nueva vía de negocio», apunta. Es entonces cuando halla inspiración en la tradición. «Tomo como referencia los colmados, esas tiendas de ultramarinos que había en el campo que vendían desde alpargatas y sombreros de paja hasta un bocadillo. Aquí en Saladas aún queda uno».

Y se lanza a una nueva aventura. «Observo que en el Parque Empresarial falta una oferta gastronómica de cocina mediterránea, fresca y vegetariana». Decide montar un restaurante con esa filosofía «y al mismo tiempo una tienda para vender productos de aquí: licores de SYS, aceite de El Tendre, vino de Faelo… Y claro, zapatos». Así surge en enero de 2014 Hangart, una referencia a la cercanía del aeropuerto y a un lugar donde el arte está presente.

«Anarquía pura»

«Esto era anarquía pura», recuerda Tormo cuando se refiere a la configuración del espacio. «Cogía cosas de aquí y de allá y las iba colocando de forma totalmente anárquica. No tenía claro si iba a ser más tienda o más restaurante, si sería más de bocadillos o de cocina elaborada… Nos hemos ido haciendo sobre la marcha», explica. «Un día aparecía alguien y nos decía si servíamos desayunos, y pasamos a servir desayunos. Después venía otro y nos preguntaba si podía organizar un evento, una reunión con clientes o cursos de ‘coaching’, y los montamos».

Tormo destaca que con este proyecto «rompió moldes en el parque, porque no había nada igual. Luego vinieron otros y me copiaron, pero seguimos siendo los únicos que conservamos la tienda con el restaurante». Añade que su filosofía en la cocina es que «el producto fresco es la base. Tengo de proveedores a agricultores de aquí, de Torrellano y de otras partidas…» También agradece el respaldo que ha tenido de las marcas. «Eran clientes míos y cuando les planteé el proyecto, estuvieron conmigo a muerte y ahí siguen, además de ir incorporándose otras».

El restaurante ofrece menús diarios. Sus clientes son principalmente empresarios y trabajadores del parque, junto a «gente del mundo de la moda, ‘cazadores de tendencias’, etc. Tenemos una clientela fija todo el año, que se siente como en casa». Para atenderlos, Hangart cuenta con una plantilla de diez trabajadores.

Tormo está trabajando en un proyecto de expansión. «Esto es un piloto que ha servido para experimentar en el desierto, y pese a todo, lo hemos hecho funcionar». Pero no ha sido un camino de rosas. «La restauración aquí en el parque es muy complicada. A las seis y media no queda nadie, así que por la tarde y las noches cerramos, y los fines de semana también, no hay negocio».

Añade que «aunque afortunadamente tenemos lleno todos los días, solo servimos menús y eso da el margen que da. La tienda es lo que mantiene el negocio, porque tenemos buenas marcas y buenos productos».

De carácter inquieto, Tormo comenta que «es muy importante que el local se mantenga vivo». Por eso ha organizado ‘performances’, exposiciones y actuaciones musicales, aunque en alguna ocasión el resultado ha sido una visita de la Policía Autonómica. «Son enormes las trabas y problemas que se ponen a los emprendedores que buscan nuevas vías. Muchas buenas ideas no prosperan por eso y la gente desiste o se marcha fuera a desarrollarlas», se lamenta el empresario, que sigue desarrollando su actividad profesional en el campo del ‘branding’ desde un despacho de la misma nave.

Aconseja a los jóvenes «que no se desanimen. Cuando crees en algo firmemente desaparece el miedo. Es lo que he hecho siempre, y una lleva a la otra». Lamenta «la apatía» que observa ahora en Elche. «La gente hace lo mismo y se acomoda, se ha perdido ese dinamismo que había en los años 80, cuando todo el mundo hacía cosas y emprendía nuevos proyectos sin parar».

Noticia extraída de: http://www.laverdad.es/alicante/elche/201605/23/colmado-siglo-20160523003553-v.html

Close Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *