Miguel Pina: “Si no tienes marca no tienes nada. Hay que buscar el valor añadido y la especialización”

Mondraker es un ejemplo de lo que supone convertir una pasión deportiva en un negocio de proyección mundial. Hace menos de dos décadas Francisco Sánchez Soler y Miguel Pina Aracil apostaron por crear, desde Elche, las bicicletas con las que habían soñado para disfrutar de sus salidas con sus amigos o en las competiciones. Hoy son un referente mundial que vende sus bicicletas de montaña en más de cuarenta países y que han situado sus productos en la élite tecnológica, pero también en lo más alto de la competición a nivel global, con un equipo que ha copado el pódium enlos campeonatos mundiales. Gracias a su innovación en diseño y a los avanzados componentes que desarrolla la propia firma, su modelo Summum Carbon Pro Team es campeona del mundo de descenso y ostenta el récord de velocidad en la tierra:167,6 km/h, una proeza sólo al alcance de los más osados y de soñadores como los impulsores de esta firma.

-¿Cómo nació la idea que dio origen a Mondraker?

La marca lo es todo en nuestra empresa. El proyecto nació a principios de los años noventa, en pleno boom del mountain bike en el mundo, que produjo una revolución en el mercado. Nosotros siempre habíamos estado relacionados con el mundo de la bicicleta. De hecho, a los 15 años, en 1989, participé en una de las primeras carreras de mountain bike que se organizaba en España. La vida de las personas que formamos el núcleo de la empresa siempre ha estado vinculada al ciclismo.

En los inicios nos dedicábamos a la distribución de marcas multinacionales en España y Portugal. Pero la experiencia y el conocimiento que adquirimos en nuestras relaciones profesionales con empresas que producían bicicletas nos animó a plantearnos: ¿por qué no podemos hacerlas nosotros?

La iniciativa empezó como un sueño para producir dos o tres unidades que tuviesen todas las características que a nosotros nos gustaría tener en nuestras bicicletas. La verdad es que nuestros inicios no son el mejor ejemplo, puesto que empezamos la aventura sin un business plan, pero eran otros tiempos.

Nacimos como marca en un momento muy oportuno, en el que aprovechamos, al inicio de los años dos mil, el nacimiento del freeride; supimos identificarnos con ese movimiento y nos convertimos en el freeride español, que era una especialización dentro del segmento. Tuvimos la suerte de intuir este proceso de cambio en los gustos de los que disfrutan de la bicicleta de montaña.

Sobre esa base hemos construido la marca Mondraker, con la que fabricamos y comercializamos bicicletas de montaña de gama media-alta. Desde que empezamos a producir nuestra propia línea de producto, la empresa inicial, Time Bike, sólo se dedica a la comercialización de complementos, accesorios y piezas de la bicicleta.

El ciclismo se ha convertido en un mundo de marcas con los italianos como líderes ¿cómo ha logrado vuestra firma abrirse camino? 

Hemos tenido claro desde el principio que sin marca no hay empresa. La protección de la marca es clave para nosotros. Si no tienes marca no tienes nada porque para posicionarse en el mercado hay que buscar el valor añadido y la especialización. Nosotros tratamos de vender bicicletas porque si vendes precio una empresa de nuestro tamaño no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir frente a verdaderos gigantes en el sector que cuentan con economías de escala inalcanzables para nosotros.

Nosotros hemos apostado por posicionarnos en un segmento muy especializado, con un cliente que aprecia el valor añadido que le ofrece un producto de gama alta como el nuestro. Para que te hagas una idea, el precio medio de la bicicleta que vendemos al público es de 3.500 euros, esto quiere decir que se venden muchas de 2.000 euros, pero también que se venden muchas de 6.000 euros. Es obvio que para vender la bicicleta casi al precio de un coche tiene que tener una gran carga tecnológica, una excelencia en la fabricación,… En definitiva, el producto tiene que aportar algo al consumidor para que le compense comprar esta bicicleta. Todo esto se valora con el concepto de marca.

Entrevista completa en alicanteplaza.com

Close Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *