Raúl Verdú: "Alicante necesita más financiación privada para despuntar en el campo tecnológico"

 
Desde niño Raúl Vidal sorprendía a su familia porque le encantaba ‘cacharrear’ con los aparatos electrónicos que caían en sus manos. Sus regalos de Reyes más preciados eran mecanos y legos para construir sus sueños. Un providencial encuentro en la biblioteca de la Universidad Miguel Hernández con Raúl Torres, otro enamorado de la carrera espacial, cambió sus vidas. De lanzar maquetas de cohetes en el Camp d’Elx los fines de semana han pasado a competir y colaborar con las grandes firmas aeroespaciales del mundo desde que en 2011 fundaron PLD Space. El reloj digital que domina las nuevas instalaciones de la firma marca la cuenta atrás para el momento de la verdad: el primer lanzamiento de un cohete propulsado con tecnología desarrollada por esta firma ilicitana con proyección mundial dentro de algo más de 18 meses. La velocidad a la que crece su prestigio es vertiginosa, la empresa ya figura entre las 10 startup españolas más relevantes de 2017 junto con compañías como Wallapop Waynabox, según la plataforma StartupXplore.

-¿Cuál es el germen que da origen a esta empresa aeronáutica?

-Los orígenes de esta empresa se remontan al periodo 2008-2009, unos años en los que en las escuelas tecnológicas universitarias nacionales, sobre todo en las vinculadas a la aeronáutica, había una especial inquietud por el desarrollo de proyectos vinculados a la cohetería y a la producción de motores para cohetes. Por aquellas fechas se pusieron en marcha algunas asociaciones que fomentaban la cohetería amateur. Los aficionados a estas materias, que al principio éramos muy pocos, al salir de clase y los fines de semana nos dedicábamos a fabricar cohetes de modelismo, básicamente porque era divertido. Aplicábamos las enseñanzas de las aulas para fabricar pequeños cohetes.

Cuando todavía éramos estudiantes, nuestra pasión por la carrera espacial nos llevaba a estar informados de las compañías que estaban desarrollando cohetes en todo el mundo, las novedades que se introducían en cada momento, teníamos conocimiento de todas las instituciones que desarrollaban tecnología espacial, descubrimos que en Europa, y concretamente en España, había un nicho de negocio por explotar en el mundo de los lanzadores espaciales: ofrecer servicios de lanzamiento al espacio dedicado al mundo de los pequeños satélites en Europa. La casualidad hizo que conociese en la biblioteca de la Universidad Miguel Hernández al que ahora es el CEO de nuestra empresa, Raúl Torres, empezamos a compartir nuestra pasión por los cohetes y comenzamos a disfrutar de un hobby que estaba muy vinculado a nuestros estudios y que se acabó convirtiendo en una pasión por nuestra profesión.

-¿Cómo desarrollan esta iniciativa en un territorio sin tradición en este tipo de industria?

-Nuestra compañía ya nació internacionalizada. Que estemos en Elche es fruto de que es un lugar ideal para emprender y para montar un negocio industrial, porque es la séptima ciudad más industrializada del país, hay un tejido empresarial espectacular, y contamos en el entorno con una serie de empresas auxiliares que trabajan con calidad y profesionalidad, tenemos buenas comunicaciones y hay servicios de logística modernos. También ha sido importante en nuestro desarrollo el papel del Parque Científico de la Universidad Miguel Hernández y el equipo que lo dirige, que realiza un trabajo extraordinario fomentando las vocaciones empresariales que tienen la oportunidad de desarrollarse en el vivero de empresas. Estando allí tienes a tu disposición todo el apoyo de la estructura de la universidad. Este es el caldo de cultivo ideal para que progresen iniciativas como la nuestra. Además, hemos tenido el apoyo de instituciones como el Ayuntamiento de Elche, que nos ha dado todas las facilidades posibles para que estemos aquí.

Entrevista completa en valenciaplaza.com

Close Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *