La industria saludable se abre camino

La primera ‘spin-off’ de la Universidad Miguel Hernández (UMH) ha cumplido ya diez años. Nutracitrus, la empresa de base tecnológica que ha sido modelo para otras entidades incorporadas al Parque Científico de la institución académica, se ha reinventado tras un bache de dos años a causa de la crisis económica.

La producción y comercialización de compuestos naturales, con un alto grado de purificación, para alimentación funcional y cosmética es la principal actividad de esta firma que ahora pone el acento en la investigación y desarrollo, I+D, para hacerse hueco en el mercado.
Un laboratorio de 100 metros cuadrados en uno de los edificios de la Miguel Hernández y otros 700 en su planta piloto de producción del Parque Empresarial de Torrellano son los recursos con los que cuenta Nutracitrus para llevar a cabo su proyecto.

Según el gerente, Juan Ramón Guerrero, el único integrante del equipo que continúa en la empresa, el nuevo enfoque del negocio pasa por trabajar sobre pedidos. «Cada día el tema de la alimentación saludable es más importante y estamos en una zona privilegiada por las materias primas de las que disponemos, frutas y verduras, con las que antes únicamente producíamos antioxidantes, pero ahora es el cliente el que nos solicita el producto que desea y nosotros se lo producimos», explica el responsable.

Comenta que hay un sinfín de posibilidades para ofrecer a los clientes y pone como ejemplo de lo que podrían producir, el desarrollo de un compuesto concreto para la salud cardiovascular, desde la fase inicial, es decir, la investigación, hasta incluso el ensayo clínico del producto en una etapa posterior.

La experiencia en elaborar principios activos con importantes propiedades y un grado de pureza superior a los que existen en el mercado es el punto fuerte de Nutracitrus, que también ha abierto sus instalaciones a empresas -como otro de los servicios- que carecen de departamento de I+D para que puedan usar la maquinaria y los recursos en pro de sus negocios.
Precisamente la planta de producción de la ‘spin-off’ de la UMH es «muy flexible». Tal y como indica Guerrero, variando los parámetros de los procesos industriales se puede obtener una gama variada de productos. En estos momentos, está produciendo, bajo pedido, un extracto de aloe vera ecológico para una empresa valenciana de cosmética. Pero también está trabajando en la producción de ingredientes bioactivos a base de limón, granada y uva.

«Paso a paso»
En cualquier caso, el espíritu de Nutracitrus en esta nueva etapa es ir «paso a paso» después de que la crisis económica dejara paralizadas las ventas de la empresa, de forma especial en los años 2011 y 2012, cuando ya tenían en marcha un amplio catálogo de compuestos bioactivos.

Tras ese bache, el proyecto volvió a replantearse y relanzarse a finales del pasado año y en estos momentos la firma ya cuenta con varios encargos y peticiones de presupuestos de empresas interesadas en obtener los productos de Nutracitrus.
En la actualidad son los laboratorios Admira de Murcia, dedicados a la fabricación y comercialización de productos dietéticos y complementos alimenticios, los que tienen el 97% de las acciones, aunque la empresa de base tecnológica sigue vinculada a la Universidad Miguel Hernández. En el edificio Quórum III del campus de Elche mantiene su laboratorio para realizar las investigaciones, pero además el personal contacta puntualmente con representantes de la institución académica para consultar y solucionar problemas.

Por su parte, la planta piloto de producción comenzó a funcionar en el año 2008, primero en una nave instalada en Orihuela, y ahora en el Parque Empresarial.

(www.laverdad.es)

Ver enlace/additional link

Close Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *