El 90% del suelo industrial creado en los últimos 15 años está sin uso

La burbuja inmobiliaria ha dejado millones de metros cuadrados de suelo industrial en la Comunitat Valenciana vacíos y en deterioro continuo. El ‘boom’ de los polígonos industriales, al que se subieron gran cantidad de ayuntamientos, ha dejado multitud de calles y farolas en medio de lo que eran campos y que ahora no son focos industriales como se pretendió. En el congreso nacional de polígonos industriales, celebrado en Valencia esta semana, se llegó a la conclusión de que el 90% del suelo industrial creado en la Comunitat en los últimos quince años está sin ocupar.

Un ejemplo emblemático es el polígono El Plá de Xàtiva. El portavoz y relaciones públicas de la Asociación de Empresarios de Alzira (AEA), Agustín Ripoll, tildó este desarrollo de «éxito total» en 2007. El millón de metros cuadrados que se creó en campos de naranjas próximos a Guadassuar iba a ser ocupado por más de 100 empresas. Hoy hay tres. Se anunció que, tras la gran aceptación que tuvo, se procedería a una ampliación. La mala hierba crece actualmente sin que nadie se preocupe.

Este caso se repite, según constata la Federación de Polígonos Industriales de la Comunitat (Fepeval), en muchas localidades de la Comunitat. Llíria, Paterna o Xirivella son algunos de los ejemplos, aunque Parc Sagunt representa, sin duda, el mayor exponente de un gran desarrollo industrial que la crisis ha convertido en aceras sin naves. Los servicios básicos de suministros, seguridad y mantenimiento no existen en estas zonas. «En ciertos casos, alguno se ha creído que tener un parque empresarial es asfaltar cuatro calles», lamenta el presidente de Cierval, José Vicente González.
A esta situación se ha llegado, según explica Vicente Seguí, gerente del parque industrial de Las Atalayas, en Alicante, por el mecanismo que hay establecido para la creación de este tipo de instalaciones. El experto del sector estructura la creación de un polígono en cuatro fases. Primero aparece el urbanizador, ya sea público o privado, que crea la zona para en una segunda etapa comercializarlo. Aquí surge una de las claves. «Se puede incluir cláusulas de pertenencia de los propietarios de parcela a una comunidad de propietarios o entidades urbanísticas de conservación o que no existan cláusulas», explicó Vicente Seguí.

Según la postura de Fepeval, el hecho de que los propietarios de naves tengan la obligación de estar asociados permite dotar a la zona de servicios comunes. «Si no hay una obligatoriedad de asociarse se da el caso de que, en una calle del polígono. tres pagan la seguridad y cinco se benefician de ella sin tener gastos», matiza Carlos Bernabé, presidente de la Asociación Empresarial de Moncada y Alfara del Patriarca (Aemon).
La tercera fase del proceso llega con la construcción de las naves en las que se crean las «instalaciones funcionales y con imagen», es decir, el promotor acondiciona las parcelas, el ayuntamiento otorga las licencias y los suministradores conectan las naves a la electricidad, agua, teléfono, gas…

A partir de ahí llega la fase en la que el ayuntamiento recepciona el polígono. Esto significa que, a priori, pasa a considerar el parque empresarial como un barrio más de la localidad. El problema, según explica Rafael Azpitarte, letrado de Fepeval, es que la fórmula legal más operativa para que un polígono industrial tenga servicios pasa por la creación de una entidad urbanística de conservación. «Se creó como un mecanismo transitorio hasta que el ayuntamiento se hiciera cargo del polígono, pero esto no es así. Está pensada para que dure entre cinco y diez años y actualmente hay polígonos que llevan 45 años con esta fórmula», añade.

Esta posibilidad, que está en el limbo legal, ya que la Ley Urbanística actualmente no la permite, es todavía la opción recomendada. «El asociacionismo resulta fundamental. El 80% de los parques no tienen ninguna entidad que los gestione, por lo que están abandonados a su suerte», asegura Santiago Salvador, presidente de Fepeval.

(www.laverdad.es)

Ver enlace/additional link

Close Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *